sábado, 29 de mayo de 2010

ARQUEOBACTERIAS


ARQUEOBACTERIAS


Carl Woese mediante la secuenciación de la molécula de ARNr, comprobó que los procariotas pertenecientes al reino Mónera se dividían en 2 grupos o dominios: al primero de ellos lo llamó Eubacteria o bacterias verdaderas, al segundo grupo lo llamó Arqueobacteria.
Incluye las bacterias que pueden crecer en condiciones extremas como los hielos antárticos -psicrófilas-, o en fuentes termales (a veces a temperaturas superiores a las de la ebullición del agua), como las que habitan en las aguas hirvientes del parque de Yellowstone o dentro de volcanes, son las arqueas llamadas termófilas extremas, otras habitan en medios anaerobios, con pH muy ácido-acidofilas-,o en suelos y aguas altamente alcalinas son las llamadas alcalofilas, algunas arqueas son productoras de gas metano -metanógenas-, otras se desarrollan en medios salinos, o sea, las halobacterias o halófitas. Algunas arqueas son habitantes normales del intestino del hombre y animales.


Forma y Estructura de las Arqueobacterias

Presentan formas similares a la de las bacterias verdaderas: esféricas, individuales o en grupo, bacilares, filamentosas, lobuladas.

Metabolismo de Arqueobacterias
Muchas especies de Arqueobacterias definen actualmente los límites más extremos de la tolerancia biológica a factores fisicoquímicos. Algunas Arqueobacterias muestran también propiedades bioquímicas poco comunes, como los metanógenos, que son procariotas que producen metano (gas natural) como parte esencial de su metabolismo energético. Las arqueas absorben CO2, N2 o H2S y eliminan CH4.Las arqueobacterias presentan además mecanismos de defensa contra las condiciones extremas que podrían afectarlas. Por ejemplo ellas fabrican una variedad de moléculas y enzimas protectoras. Las arqueas que viven en medio ambiente altamente ácidos, poseen en su superficie celular unas moléculas cuya función es ponerse en contacto con el ácido para evitar que penetre en la célula y así evitar que el ADN se destruya. Las arqueas halófilas toman del exterior sustancias como el cloruro de potasio para equilibrar el interior de la célula y evitar que el agua salada penetre y destruya la célula. Se pueden encontrar en algunos tipos de alimentos en los que se han utilizado altas concentraciones de sal (salmueras) para su preservación como es el caso de pescados y carnes, en donde se reconoce su presencia porque forman manchas rojas.
Las arqueas obtiene energía a partir de compuestos como hidrógeno, dióxido de carbono y azufre. Algunas lo hacen a partir de la energía solar a través de la bacteriorodopsina, un pigmento que reacciona con la luz y permite que la arqueobacteria fabrique el ATP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada